viernes, 19 de enero de 2018

4º ESO: Los textos periodísticos



Esto que acabáis de ver es un texto periodístico. ¿Por qué? Simplemente debido a que trata para un público universal (para todo el mundo) un asunto de actualidad (que ha sucedido recientemente) e interés general (a todos nos puede interesar esta historia) con claridad, precisión y sencillez, de manera que cualquier persona pueda entender fácilmente la información que se le intenta transmitir.

Teniendo en cuenta esta definición (y el ejemplo que hemos puesto), no resulta difícil averiguar cuáles son los rasgos típicos del lenguaje periodístico:


1.- Oraciones breves y simples. Se huye de las oraciones subordinadas o de estructuras sintácticas complejas. Esto facilita la comprensión del texto.

2.- Recursos expresivos que hagan el texto más atractivo, como el uso de algunas figuras retóricas, juegos de palabras, sustantivos o adjetivos llamativos (hecatombre, magistral)...

3.- Verbos en voz activa. Como podéis apreciar en el vídeo, no se emplea en ningún momento la voz pasiva, sino que todos los verbos indican una acción directa: obligaba, emergía, reconocía, he echado...

4.- Vocabulario sencillo y directo, utilizándose muchas palabras de la lengua cotidiana para acercar los textos a la realidad de los receptores. Es por ello que en los textos periodísticos abundan los neologismos (palabras nuevas del idioma) o los extranjerismos.

Todas estas características, a su vez, se pueden resumir en tres principios, a saber, brevedad, claridad y concisión. Un texto periodístico no puede irse por las ramas, ni recrearse en el lenguaje, como hacen la literatura o los textos expositivos (ya sean científicos o humanísticos): la información ha de transmitirse de forma directa y sencilla al receptor, el cual no debe realizar un gran esfuerzo para interpretarla.

Cada texto periodístico que os encontréis responderá obligatoriamente a estos rasgos. No obstante, eso no quiere decir que todos los que veáis en un periódico, Internet o la televisión (u oigáis en la radio) sean iguales. De hecho, hay muchas clases distintas de textos periodísticos, los cuales se pueden clasificar en tres grandes grupos:

A) Los géneros informativos, que son aquellos que narran hechos o acontecimientos de actualidad e interés general con absoluta objetividad, es decir, sin emitir opiniones o valoraciones. En este grupo se hallan:

* La noticia: un relato breve y objetivo sobre un hecho de actualidad. Debido a su corta extensión, suele ofrecer la información más básica, esto es, responder a las 6W: ¿qué?, ¿quién?, ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿cómo? y ¿por qué?. El vídeo con el que hemos comenzado esta entrada sería un excelente ejemplo. A fin de cuentas, nos ha contado que una socorrista (¿quién?) ha producido una alerta tóxica (¿qué?) en San Sebastián de los Reyes (¿dónde?) anoche (¿cuándo?) al contaminar por accidente (¿por qué?) con productos químicos el agua de una piscina (¿cómo?).

* El reportaje informativo: relato de actualidad mucho más extenso que la noticia, por lo que puede ofrecer muchos más detalles y datos que esta:



Si os habéis dado cuenta, el vídeo dura más de 10 minutos, mucho más que la noticia de la socorrista; y en él no solo se contestan a las preguntas básicas que explican cualquier hecho, sino que profundizan mucho más, aportando una serie de datos que, probablemente, no tendrían cabida en una noticia.

* La entrevista objetiva: diálogo entre un periodista y un experto (conocido o no) en los que se abordan distintos temas de actualidad que dicho especialista conoce a la perfección. Sirva como ejemplo este vídeo, en el que Gonzo charla con Pablo Iglesias:



* El reportaje multimedia: aquel que, además de ofrecer información mediante textos, emplea recursos audiovisuales propios de Internet (vídeos, audios, infografías interactivas, encuestas...) que enriquecen el contenido y lo hacen más atractivo e interactivo. Si tenéis curiosidad, en este enlace os ofrezco un reportaje de esta clase que elaboró El País con motivo de las últimas elecciones en Cataluña.

B) Los géneros de opinión, que son aquellos que muestran puntos de vista o valoraciones sobre asuntos de actualidad. En ellos, por tanto, predomina la subjetividad. Podemos destacar, dentro de este grupo, los siguientes textos periodísticos:

* El artículo: texto en el que un colaborador puntual (conocido o no) de un medio de comunicación muestra su parecer sobre un acontecimiento relevante de la actualidad (el cual conoce de primera mano). Un ejemplo de artículo sería este:


La autora de este artículo es Cristina Ferris, directora de Acción Social de una empresa que dedica parte de su actividad a concienciar sobre la violencia de género. No es, por tanto, alguien que habitualmente escriba en un medio de comunicación; sin embargo, debido a su relación con el tema, un periódico ha solicitado que escriba su opinión en este artículo, que, como podéis comprobar, es bastante extenso.

* La columna: 


El nombre le va que ni pintado, ¿verdad? Aunque no aparece siempre con este formato, lo normal es que una columna aparezca así en un periódico, es decir, en forma de columna (valga la redundancia). Sin embargo, eso no es lo más destacable de este género de opinión, que sobresale, a diferencia del artículo, por ser más breve (a la vista está) y, sobre todo, por ir firmada por un colaborador de mucho prestigio (en este caso, una escritora tan famosa como Elvira Lindo). A su vez, y al contrario que los artículos, las columnas son secciones fijas del periódico, es decir, siempre aparecen en las mismas páginas todos los días (o con una periodicidad programada).

* El editorial: 


Este es uno de los géneros de opinión más importantes que existen. A fin de cuentas, es el encargado de mostrar la opinión del medio de comunicación sobre un asunto de actualidad. Por tanto, en él no se defenderá el punto de vista de una persona en concreto, sino el de toda la publicación. Esto es lo que se conoce como línea editorial. Por ello, estos editoriales (a diferencia de las columnas o los artículos) no van firmados.

* La crítica:




El último texto periodístico de opinión consiste en lo que acabáis de ver: un análisis valorativo de un evento o un producto cultural, ya sea una película, un concierto, un libro, una exposición... En la crítica, el periodista informa al público de lo que se puede encontrar si atiende a ese acontecimiento o consume dicho producto; y argumenta qué le ha parecido. En este caso en concreto, Loulogio se ha despachado a gusto con la película Drácula: la leyenda jamás contada, a la que considera una cinta llena de incongruencias y situaciones estúpidas e hilarantes. Huelga decir, por consiguiente, que las críticas van firmadas.

Después de haber visto todos estos ejemplos, se puede concluir que, además de los rasgos expuestos al principio de esta entrada, los géneros de opinión poseen sus propias características lingüísticas, como, por ejemplo, el uso de la primera persona, el vocabulario connotativo (que permite expresar opiniones y emociones, como sucede en todo el vídeo de Loulogio), las llamadas al receptor (con preguntas retóricas -como en el artículo de la violencia de género- o el uso de la 2ª persona) y abundantes recursos literarios.

C) Los géneros mixtos, que son aquellos que mezclan la información con la opinión. Cuatro son los textos periodísticos que pertenecen a esta categoría:

* La crónica:


Este es un ejemplo perfecto de crónica. Por un lado, los periodistas se encargan de narrar los hechos que van sucediendo en directo a su audiencia (parte informativa); pero, por otro, también van mostrando sus opiniones y valoraciones sobre lo sucedido (parte opinativa). Así, mientras los comentaristas cuentan los goles del Sevilla y el Betis, defienden sus puntos de vista acerca de lo que está pasando en el Sánchez Pizjuan: la verticalidad de las bandas del Sevilla, la forma de rematar de Feddal...

* El reportaje interpretativo:



En muchos sentidos, se parece al reportaje informativo. En ambos casos, el texto es extenso y trata la información con sumo detalle. Sin embargo, en este ejemplo vemos que se aporta también mucha subjetividad, al incluir las valoraciones de los protagonistas del hecho (la consecución del Mundial de 2010); y el autor se ha permitido más licencias artísticas y formales para lograr que este reportaje sea atractivo y original (el montaje, la música). Eso es lo que distingue, primordialmente, a un reportaje interpretativo de uno informativo.

* La entrevista de perfil: o solamente perfil, es aquella en la que un entrevistador charla con un personaje de relevancia social para conocer sus gustos, sus miedos, su vida cotidiana... Se suele huir de la actualidad en estos casos, centrándose el periodista (o presentador) en cómo es esa persona famosa:



En este ejemplo, veis que Bertín Osborne no ha hablado con Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, de política, economía, Cataluña... Lo ha hecho, por el contrario, de su familia, del fútbol o de su día a día. De esta forma, nos ha permitido conocer mejor al Mariano Rajoy hombre, y olvidarnos por un rato de la figura pública que es.

* La entrevista digital u on-line: es un género mixto nuevo que ha aparecido gracias a Internet. En estos encuentros virtuales, un personaje famoso responde en tiempo real a preguntas que los internautas le formulan. En estos casos, la figura del entrevistador profesional desaparece por completo, siendo el público el encargado de interrogar al invitado por aquellos temas que más le interesen.

miércoles, 17 de enero de 2018

2º ESO: Los textos prescriptivos

¿Recordáis este vídeo?
 

En él, dos famosos humoristas de hace unos años (llamados Tip y Coll) nos explican cómo llenar un vaso de agua. Para ello, nos dan unos sencillos consejos:

1) El vaso ha de estar vacío (obvio, ¿verdad que sí?).

2) El vaso debe estar en posición vertical, con la abertura mirando al techo. De lo contrario, derramaremos el agua al suelo.

3) La jarra, por supuesto, tendrá que estar llena de agua.

4) Dicha jarra habrá de colocarse por encima del vaso, más concretamente de su abertura.

5) Hay que hacer coincidir el chorro de agua que cae de la jarra con la abertura del vaso.

Es decir, Tip y Coll nos han enseñado cómo realizar una acción de una forma concreta para conseguir un resultado (un vaso lleno de agua). A este tipo de textos se los llama prescripciones o textos prescriptivos.

¿Y qué características lingüísticas han de tener las instrucciones?

1) Un orden o estructura. Veamos un ejemplo:

"Para preparar una tostada, lo primero es untarle la mermelada al pan y, después, meterlo todo en el tostador. Acto seguido, se le echa la mantequilla y, por último, ya te la puedes comer".

¿Os imagináis el lío que podrías montar si siguierais estas instrucciones? La tostadora manchada (y estropeada con total seguridad), la mermelada requemada (si es que queda alguna en la tostada)... Un desastre. ¿Y por qué ha salido todo mal? Pues porque las prescripciones han de estar bien ordenadas para ser eficaces. Veamos de nuevo nuestro ejemplo, esta vez mejor organizado:

"Para preparar una tostada, lo primero es meter el pan en el tostador. Acto seguido, se le echa la mantequilla y la mermelada y, por último, ya te la puedes comer".

2) Oraciones breves y directas, como las del ejemplo anterior o las del vídeo. Eso permite que estos textos sean claros y, por tanto, se entiendan con mucha facilidad.

3) Imágenes y otros elementos visuales, que apoyen lo que se dice por escrito.

4) Verbos en presente de imperativo, que es el modo verbal que permite dar órdenes o consejos a los receptores de las instrucciones. También se pueden usar otras formas, como el infinitivo, la primera persona del plural del presente de indicativo, etc.

5) Vocabulario concreto, coherente y sencillo, que permita al receptor entender a la perfección lo que debe hacer.

6) Objetividad. Esto es lógico: nadie cumple unas normas o sigue unas instrucciones si el emisor es subjetivo, es decir, si salpica su texto de emociones y opiniones propias. Para resultar convincente, una prescripción ha de ser completamente objetiva, sin que el emisor deje rastro de su forma de pensar o sentir.

7) Predominan las funciones referencial (pues una prescripción busca informar) y conativa (persigue también que los receptores realicen acciones concretas).

Estos rasgos se pueden apreciar en los dos tipos de prescripción que existen, a saber:

* Las instrucciones, que son aquellas prescripciones que buscan enseñar a un receptor cómo hacer algo paso a paso. El vídeo de Tip y Coll sería un ejemplo magnífico de instrucción o texto instructivo.

* Las normas, que son aquellos textos prescriptivos que regulan la conducta de las personas, obligándolas a realizar acciones (de lo contrario, recibirán un castigo o sanción). Las normas están presentes en todos los ámbitos de la vida, desde el colegio hasta el tráfico, pasando por los cines o el deporte:



¿Alguna duda? ¡Pues a los comentarios!

lunes, 15 de enero de 2018

4º ESO: Oraciones subordinadas sustantivas

El trimestre pasado comenzamos a estudiar las oraciones compuestas, es decir, aquellas que presentan más de un verbo. Del mismo modo, en esta entrada os expliqué que existían distintos tipos de oraciones compuestas, en función de la relación sintáctica existente entre las proposiciones que la conformaban. De esta forma, si estas eran independientes entre sí, nos encontrábamos con las oraciones coordinadas (unidas por un enlace coordinante) o las yuxtapuestas (separadas tan solo por signos de puntuación); pero si una dependía de la otra, hablábamos de oraciones subordinadas.

Un ejemplo de oración compuesta subordinada sería este:

Durante muchos años Lisa creyó que era adoptada.

En este caso, la proposición "era adoptada" no actúa libremente, sino que depende por completo de otra mayor en la que está insertada, a la que llamamos proposición principal. A la dependiente de la principal se la conoce, por tanto, como subordinada.

Existen tres clases distintas de proposiciones subordinadas. Y en el comienzo de este segundo trimestre hemos trabajado con la primera de todas ellas, a saber, las subordinadas sustantivas. ¿Por qué se llaman así? Muy simple: estas proposiciones equivalen a un sustantivo, un pronombre o un sintagma nominal. Siguiendo con nuestro ejemplo anterior:

Durante muchos años Lisa creyó que era adoptada.Durante muchos años Lisa creyó eso.

Como podéis comprobar, en la proposición principal hay una subordinada (que era adoptada) que puede sustituirse perfectamente por un pronombre (eso). Por consiguiente, dicha subordinada es sustantiva. Esta es, de hecho, la prueba más efectiva para localizar con éxito una subordinada sustantiva, a saber, sustituirla por el pronombre 'eso':

A Homer le gusta que no lo molesten los sábados. = A Homer le gusta eso.

Marge quiere que su marido haga más cosas los fines de semana. = Marge quiere eso.


Bart preguntó a Marge si podía jugar con Milhouse. = Bart preguntó a Marge eso.

Dado que estas proposiciones subordinadas equivalen a un sustantivo, evidentemente dentro de la oración principal podrán desempeñar las mismas funciones sintácticas que este, a saber:

* La de complemento directo: Homer cree que trabaja muy duro en la central nuclear. / Homer cree eso. / Homer lo cree.

* La de atributo: El hecho es que Homer siempre ha sido un holgazán. / El hecho es eso.

* La de sujeto: A nadie le sorprende que Homer esté dormido en su puesto. / A nadie le sorprende eso.

* Formar parte de un C.N.: Homer tiene la certeza de que nadie se percata de su holgazanería. / Homer tiene la certeza de eso.

* Formar parte de un C.Adj.: El señor Burns está seguro de que Homer es un incompetente. / El señor Burns está seguro de eso.

* Formar parte de un C.Adv.: Homer está muy lejos de que sea promocionado en su empresa. / Homer está muy lejos de eso.

* Formar parte de un complemento de régimen: En su trabajo Homer se acuerda mucho de que sus hijos dependen de él. / En su trabajo Homer se acuerda mucho de eso.

En todos estos casos, os habréis dado cuenta de que las proposiciones subordinadas sustantivas que os he puesto de ejemplo van introducidas siempre por la conjunción 'que'. Sin duda alguna, este es el nexo más habitual de estas proposiciones, pero no el único. Veamos cuántas opciones distintas hay:

1) Introducida por la conjunción 'que': Lisa quiere que la envíen a una buena universidad.

2) Introducida por la conjunción 'si': Bart preguntó a Homer si lo llevaría a un parque de atracciones.

3) Utilizando el estilo directo: Homer exclamó: "Voy a matar a Moe".

4) Mediante un verbo en infinitivo: Dormir en su sofá es la afición favorita de Homer.

5) Introducida por un pronombre o un adverbio interrogativo: Dile a Marge qué quieres.

¿Y cómo se analiza una oración con una proposición subordinada sustantiva? Todo depende un poco del nexo que la introduzca. Por tanto, lo mejor será, para entenderlo bien, que veamos distintos casos resueltos:

Si la subordinada viene introducida por las conjunciones 'que' o 'si'

Estas oraciones son realmente sencillas de analizar. Tan solo hay que tener claros los pasos que se deben dar:

1) Localiza los verbos. Eso te ayudará a saber cuántas proposiciones hay.

2) Encuentra después el nexo 'que' o 'si'.

3) Sustituye lo que creas que es la subordinada por el pronombre 'eso'. Eso te permitirá reconocerla y distinguirla de la oración principal.

4) Analiza el sujeto y el predicado de la proposición principal, incluida la función que realice la subordinada dentro de esta.

5) Analiza, por último, la subordinada, marcando su sujeto, su predicado y sus complementos.

                     S (SN)                    PV (SV)                                             
Homer cree que su trabajo es muy aburrido.
N     N                 CD (Prop. sub. sust.)
                                                                                                              
          NX    S (SN)    PN (SV)
                                                                                                     
                                                      DET      N    N      ATR. (S.ADJ.)
                                                                                                       
                                                                             MOD        N

                                 S (SN)                  PV (SV)                                                  
                                        Yo me pregunto si volvería a la bolera de Springfield.
                                       N    CI       N             CD (Prop. sub. sust.)                  
                                             (SN)          NX                  PV (SV)      (SO:Homer)                  
                                               N                        N            CCL (S.Prep.)               
                                                                                 NX                 SN                
                                                                                        D    N      CN (S.prep.)
                                                                                                     NX         SN    
                                                                                                                    N
Si la subordinada se crea utilizando el estilo directo

El procedimiento es muy similar al caso anterior. La única diferencia es que, al no haber nexo, podemos pasar directamente del paso 1 al 3. La subordinada será lo que se encuentre entre comillas:

                                                    S (SN)                  PV (SV)               
                               Homer dijo: "Voy a matar a Moe".
                                                       N         N       CD (Prop. sub. sust.)
                                                                                       PV (SV)  (SO:Yo)
                                                                                    N           CD (S.Prep.)
                                                                                            NX    SN  
                                                                                                       N

Si la subordinada se crea con un verbo en infinitivo

En este caso en particular, lo único que debéis recordar es que la proposición subordinada tendrá como verbo uno en infinitivo. A su vez, al ser esta una forma no personal, la subordinada carecerá de sujeto.

                                      S (Prop. sub. sust.)                  PV (SV)                      
                                  Comer demasiado provocó a Homer varios infartos.
                                     O.I.      PV (SV)             N      CI             CD (SN)      
                                          N       CCCant.                  (S.Prep.)   Det.      N
                                                    (S.Adv.)                NX    SN 
                                                             N                            N

Si la subordinada se introduce con un pronombre o un adverbio interrogativo


Para empezar, tengamos claro que los pronombres o adverbios interrogativos que pueden introducir una subordinada sustantiva son los siguientes: qué, quién, dónde, cómo, cuándo y cuánto (algunos de ellos pueden ir precedidos de preposiciones: "a quién", "por qué"...). 

En segundo lugar, estos pronombres o adverbios no solo servirán como nexos; sino que, dentro de las proposiciones subordinadas, realizarán otra función más. ¿Y cuáles serán? Vedlo en la siguiente lista:

¿Qué? = CD (en ocasiones, Sujeto)            ¿Quién? = Sujeto

¿Para qué? = CCF                                        ¿A quién? = CD / CI

¿Por qué? = CCCausa                                  ¿Para quién? = CI

¿Dónde? = CCL                                           ¿Cuándo? = CCT

¿Cómo? = CCM                                           ¿Cuánto? = CCCant.

                       PV (SV)                                                
SO: Él    Me preguntó cómo podía llegar a Springfield
                                     CI       N           CD (Prop. sub. sust.)              
                                   (SN)                 NX /               PV (SV)      (SO: Él)
                                    N                  CCM        N             CCL (S.Prep.)
                                                                                   NX           SN   
                                                                                                     N

Si tenéis alguna duda, emplead los comentarios. ¡Ánimo y a trabajar!

viernes, 12 de enero de 2018

2º ESO: Analizando poemas


En estos últimos días de clase, hemos recordado cómo analizar dos aspectos fundamentales de la lírica, a saber, la métrica o medida (el número de sílabas que tiene un verso) y la rima (la repetición de sonidos al final de varios versos). Es por ello que me he animado a publicar esta entrada, con la que espero ayudaros a entender mejor estos dos conceptos y, en esencia, los mecanismos para analizar la estructura de un poema, algo que, por supuesto, seguiremos practicando en las clases que nos quedan.

Empecemos por leer este poema del genial Lope de Vega:

Que otras veces amé, negar no puedo,
pero entonces Amor tomó conmigo
la espada negra, como diestro amigo
señalando los golpes en el miedo.

Mas esta vez que batallando quedo,
blanca la espada y cierto el enemigo,
no os espantéis que llore su castigo,
pues al pasado amor amando excedo.

Cuando con armas falsas esgrimía,
de las heridas truje en el vestido
-sin tocarme en el pecho- las señales;

mas en el alma ya, Lucinda mía,
donde mortales en dolor han sido
y en el remedio heridas inmortales.

Lo primero que debéis hacer es medir el número de sílabas de cada verso. Para ello, no podéis olvidar:

1) Tener en cuenta las sinalefas, que son la unión de dos sílabas en una sola. Se produce cuando:

- La primera acaba en vocal y la segunda empieza también por vocal: Co - rre - el

- La primera termina en vocal y la segunda comienza con una H muda: Se - pa - ha - blar

- Entre la conjunción 'y' y cualquier sílaba que acabe o empiece por vocal: Tiem - po - y // Y - e - res

2) Los hiatos SIEMPRE se respetan, es decir, sus sílabas se separan en todo momento, sin formar ningún tipo de sinalefa. Por ejemplo, la palabra 'día' no constituiría una única sílaba, sino dos, debido al hiato: Dí - a.

3) Si el verso acaba en una palabra aguda o monosílaba, se le añade una sílaba más.

4) Si, por el contrario, terminara en una esdrújula o sobresdrújula, habría que quitarle una sílaba.

Sabiendo todo esto, procedamos a medir el poema de Lope:

Que  o (Sinalefa) - tras - ve - ces - a - mé, - ne - gar - no - pue - do, 11
pe - ro en (Sinalefa) - ton - ces - A - mor - to - mó - con - mi - go 11
la es (Sinalefa) - pa - da - ne - gra, - co - mo - dies - tro a (Sinalefa) - mi - go 11
se - ña - lan - do - los - gol - pes - en - el - mie - do. 11

Mas - es - ta - vez - que - ba - ta - llan - do - que - do, 11
blan - ca - la es (Sinalefa) - pa - da y (Sinalefa) - cier - to el (Sinalefa) - e - ne - mi - go, 11
no os (Sinalefa) - es - pan - téis - que - llo - re - su - cas - ti - go, 11
pues - al - pa - sa - do a (Sinalefa) - mor - a - man - do ex (Sinalefa) - ce - do. 11

Cuan - do - con - ar - mas - fal - sas - es - gri - mí - a, 11
de - las - he - ri - das - tru - je en (Sinalefa) - el - ves - ti - do 11
-sin - to - car - me en (Sinalefa) - el - pe - cho - las - se- ña- les; 11

mas - en - el - al - ma - ya, - Lu - cin - da - mí - a, 11
don - de - mor - ta - les - en - do - lor - han - si- do 11
y en (Sinalefa) - el - re - me - dio he (Sinalefa) - ri - das - in - mor - ta - les. 11

Como habéis podido observar, al final de cada verso he puesto una cifra, ¿cierto? Pues indica, lógicamente, el número de sílabas que tiene ese verso. 

Una vez que tengamos claro cuántas sílabas posee cada verso del poema, tendremos que clasificarlos según dicha cifra.Si el verso tiene 8 sílabas o menos, diremos que es de arte menor; si presenta 9 sílabas o más, será de arte mayor. Como en nuestro ejemplo todos los versos presentan 11 sílabas, obviamente tendremos que decir que son de arte mayor:

Que otras veces amé, negar no puedo, 11
pero entonces Amor tomó conmigo 11
la espada negra, como diestro amigo 11
señalando los golpes en el miedo. 11

Mas esta vez que batallando quedo, 11
blanca la espada y cierto el enemigo, 11
no os espantéis que llore su castigo, 11
pues al pasado amor amando excedo. 11

Cuando con armas falsas esgrimía, 11
de las heridas truje en el vestido 11
-sin tocarme en el pecho- las señales; 11

mas en el alma ya, Lucinda mía, 11
donde mortales en dolor han sido 11
y en el remedio heridas inmortales. 11

(Todos los versos son de arte mayor)

Terminada esta tarea, pasaremos a analizar la rima del poema. Recordad que hay dos tipos de rima, a saber, la consonante, cuando se repiten todos los sonidos desde la última vocal tónica; y la asonante, cuando sólo se repiten las vocales desde la última vocal tónica. ¿Cuál rima tendrá nuestro poema de Lope? Veámoslo:

Que otras veces amé, negar no puedo11
pero entonces Amor tomó conmigo 11
la espada negra, como diestro amigo 11
señalando los golpes en el miedo11

Mas esta vez que batallando quedo11
blanca la espada y cierto el enemigo11
no os espantéis que llore su castigo11
pues al pasado amor amando excedo11

Cuando con armas falsas esgrimía11
de las heridas truje en el vestido 11
-sin tocarme en el pecho- las señales11

mas en el alma ya, Lucinda mía11
donde mortales en dolor han sido 11
y en el remedio heridas inmortales11

(Todos los versos son de arte mayor. La rima es consonante)

Como podéis observar, en estos versos se repiten todos y cada uno de los sonidos finales, tanto las vocales como las consonantes. Por lo tanto, diremos que la rima es consonante.

Ahora solo queda por averiguar una cosa más: ¿qué versos riman entre sí? Descubrámoslo:

Que otras veces amé, negar no puedo11 A
pero entonces Amor tomó conmigo 11 B
la espada negra, como diestro amigo 11 A
señalando los golpes en el miedo11 A

Mas esta vez que batallando quedo11 A
blanca la espada y cierto el enemigo11 B
no os espantéis que llore su castigo11 B
pues al pasado amor amando excedo11 A

Cuando con armas falsas esgrimía11 C
de las heridas truje en el vestido 11 D
-sin tocarme en el pecho- las señales11 E

mas en el alma ya, Lucinda mía11 C
donde mortales en dolor han sido 11 D
y en el remedio heridas inmortales11 E

(Todos los versos son de arte mayor. La rima es consonante)

- El primer verso rima con el cuarto, el quinto y el octavo, ya que todos acaban en 'edo'.

- El segundo verso rima con el tercero, el sexto y el séptimo, ya que todos acaban en 'igo'.

- El verso 9 rima con el 12, ya que ambos acaban en 'ía'.

- El verso 10 rima con el 13, ya que ambos acaban en 'ido'.

- El verso 11 rima con el 14, ya que ambos acaban en 'ales'.

Si os habéis dado cuenta, detrás de la cifra que indicaba el número de sílabas he puesto una letra en mayúscula. ¿Por qué? Cada letra señala, por una parte, los versos que riman entre sí. De este modo, la A está escrita al lado de todos los versos que riman en 'edo'; la B, al lado de los versos que riman en 'igo'; y así sucesivamente.

Por otro lado, esas letras no están escritas en mayúscula sin ningún motivo. Al estar así, me informan de que esos versos son de arte mayor; si fueran versos de arte menor, las letras irían escritas en minúscula.

Y, de esta forma, acabaría el análisis del poema. ¿Dudas? Pues resolvedlas en los comentarios.

martes, 9 de enero de 2018

2º ESO: La exposición

La exposición es aquel tipo de texto que nos da una información de forma objetiva (es decir, sin opiniones) con orden, claridad, precisión y un lenguaje culto y/o científico. Un ejemplo de esta clase era este:



En dicho vídeo se nos presenta una información (todo lo relacionado con el mito de la Atlántida) sin emitir opiniones de ningún tipo, de forma ordenada, clara y precisa y con un lenguaje culto, cuidado. Por eso sabemos que es expositivo.


Estos textos expositivos podían, a su vez, ser de dos tipos:

A) Científicos o especializados, cuando van dirigidos a un público muy concreto y especializado. Su lenguaje es muy complejo, con abundantes tecnicismos (palabras que se utilizan y conocen tan solo en un campo científico, deportivo, técnico o laboral -de modo que, si no perteneces al mismo, no vas a saber su significado-). Aquí nos encontraríamos con las tesis doctorales, las revistas de medicina, etc.

B) Divulgativos, cuando van dirigidos a un público amplio. Su lenguaje, por tanto, es mucho más sencillo, explicándose los pocos tecnicismos que aparezcan. El vídeo puesto con anterioridad, así como los documentales o los libros de texto, pertenecen a esta categoría.

En ambos casos no olvidéis, con todo, que predomina la función referencial (aquella que busca transmitir información de la realidad) y que los verbos suelen ir en tercera persona para garantizar así la objetividad.


* ¿Y cómo se estructuran los textos expositivos? En tres partes diferenciadas, a saber:


1) Introducción: en la que se nos presenta el tema del que se va a hablar. Por ejemplo, en el vídeo anterior, esta consistiría en enseñarnos que el mito de la Atlántida se desarrolló, esencialmente, en Grecia, merced a Solón y a Platón.


2) Desarrollo: es la parte más extensa de la exposición, pues es donde se explican con detalle y precisión todos los datos recabados por el autor del texto. Todo lo que se nos cuenta en el vídeo sobre la historia clásica de la Atlántida, su aparición en obras literarias posteriores, las teorías de su ubicación y los ejemplos de otros continentes perdidos conformarían el desarrollo de nuestro ejemplo anterior.

3) Conclusión: es una idea final con la que se remata el texto expositivo. En este caso, la conclusión incidiría en que, aunque la Atlántida es un mito actualmente, no se puede descartar en absoluto que pudiera existir.


¿Alguna duda? ¡Pues a los comentarios!

viernes, 22 de diciembre de 2017

2º ESO: Cuentos y novelas

Para terminar el tema de la narración, hemos estudiado esta última semana los dos subgéneros narrativos más importantes y extendidos: los cuentos y las novelas, que se diferencian de los mitos, las leyendas o las fábulas, sobre todo, por su longitud. A fin de cuentas, estas últimas suelen ser bastante cortas, mientras que los cuentos y las novelas son narraciones mucho más extensas. Lo pudimos comprobar en clase con La leyenda de Sleepy Hollow, el famoso cuento de Washington Irving:


(Picad en la imagen para ver el cuento de nuevo)

Asimismo, en este vídeo ya pudimos apreciar los rasgos fundamentales de un cuento:

1.- No hay excesivos personajes: Ichabod, Katrina, Hueso y el Jinete, fundamentalmente, aparte de los secundarios (algunos de ellos incorporados, de hecho, por Disney).

2.- Esos personajes apenas evolucionan psicológicamente, es decir, su personalidad no sufre casi ningún cambio a medida que avanza la narración. Por ejemplo, Ichabod es un supersticioso al principio de la historia, y también al final; Hueso es un fanfarrón desde que la historia arranca hasta que esta acaba...

3.- Solo se desarrolla una única acción o historia. En este caso, la de Ichabod en el pueblo de Sleepy Hollow.

Existe una cuarta característica que aquí no se aprecia, y es que, en los cuentos, no suele detallarse con precisión ni el espacio ni el tiempo en el que tiene lugar la historia. No obstante, hay que reconocer que eso es más propio de cuentos populares, como Caperucita Roja o La bella durmiente, que de los literarios, como el de Irving.

¿Y en qué consisten estos dos tipos de cuentos? Veámoslo:

Un cuento popular es aquel cuyo origen no se conoce. Nadie sabe con exactitud quién lo ideó ni cuándo. Por tanto, son anónimos. Antiguamente, no se contaban exclusivamente para entretener a los niños, sino para enseñar a todos, mayores y pequeños, pautas de conducta que les pudieran ser de utilidad en sus vidas cotidianas. Asimismo, como nadie, por aquel entonces, sabía leer ni escribir, esos cuentos se transmitían de forma oral, por lo que empezaron a aparecer diferentes versiones. Por último, hay que destacar que se caracterizan por presentar elementos mágicos o fantásticos (brujas, gigantes, ogros, hadas...), así como personajes planos (o buenos -Caperucita, el gato con botas- o malos -brujas, gigantes-, sin término medio).

* A partir de los siglos XVII y XVIII, la gente empezó a aprender a leer y escribir, consumiendo libros para su entretenimiento. Los cuentos, por tanto, ya no tenían por qué transmitirse vía oral, sino que podían relatarse por escritoexistiendo, por tanto, una única versión de los mismos. Sus autores comenzaron a ser conocidos (es decir, los cuentos dejaron de ser anónimos) y abandonaron la tradición popular para escribir narraciones más realistas (personajes propios del día a día, del mundo en el que vivían), sin elementos mágicos ni enseñanzas. A este nuevo tipo se lo conoce como cuento literario.

Además del cuento, también hemos estudiado lo que es una novela, que se caracteriza por:

1.- Hay muchísimos personajes.Tomando como ejemplo El Hobbit, en dicha novela podemos encontrar a Bilbo, Gandalf, los enanos, Smaug, los elfos de Rivendel y el Bosque Negro, Beorn, Bardo y los hombre de Valle, los trasgos, los huargos... Otro ejemplo sería Los juegos del hambre, donde se hallan Katniss, Peeta, Haymitch, Gale, Prim, Cinna, todos los tributos de los distritos, el presidente del Capitolio...

2.- Esos personajes cambian, evolucionan a lo largo de la narración. Bilbo, al principio de El Hobbit, es un poco cobarde, una persona que no le gusta meterse en problemas, humilde, sencilla... Cuando regresa, es valiente, decidido, seguro de sí mismo... Su personalidad ha cambiado. Otro ejemplo más: Katniss Everdeen, al principio de Los Juegos del hambre, acepta la realidad en la que vive (aunque no le guste); tras los sucesos del primer libro, no solo apoya a la rebelión contra el Capitolio, sino que la lidera.

3.- Hay varios arcos argumentales. En El Señor de los Anillos (J.R.R. Tolkien), por ejemplo, nos cuentan, por un lado, el viaje de Sam y Frodo; por otro, el de Gandalf; y por otro, el de Aragorn; en Historia de dos ciudades(Charles Dickens), hay hasta cinco historias paralelas que, al final, se unen en una sola...

4.- El tiempo y el espacio de la narración sí están especificados con total detalle. 

¿Alguna duda? ¡Pues a los comentarios!